miércoles, 11 de mayo de 2016

Lola

Si un día te despiertas y ya no estás
donde solías estar, ya no eres eso que eras
sin querer, no tengas miedo. Ríe y grita
que te llamas Lola y no Dolores.
No te preocupes y duérmete otra vez,
o imagina ilusionarte por un instante
con fuerza, ánimo y fe. Con sonrisas,
con todo tu ser, vive para ser lo que quieras
tú ser, que para eso eres tú la que quiere
y la que es. No te dejes engañar,
ni por las caras ni por los trajes
de los demás. Tampoco por tu jardín
y sus atracciones. Ni siquiera por mí,
que vengo del infierno hablando de flores.
Ríe y grita. Que te llamas Lola y no dolores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario