miércoles, 18 de mayo de 2016

Tu nariz huele y hace daño

Tu nariz huele y hace daño.
Huele a herida, a sexo y a sarro.
En el centro, como un cerdo raro:
bajo ojos, sobre labios, con su aro.

Tu nariz, arrancada del poema
y dada por loca y por muerta,
del barro la saco, y de mi pena.
Tu nariz muda y cisterna.

Con ella olerás el pelo,
que huele a algo.
Huele a plástico nuevo.

A alergia y a cigarro,
a dolor viejo. A moho,
a mierda, a parto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario