lunes, 31 de octubre de 2016

Sueño y otros venenos

Amigo, mi amigo venéreo,
el verano se va yendo lejos.
Ya ni recuerdo si eras ídolo o amigo
y las venas se resecan sin su veneno.

Amigo, amigo mío,
todavía no he lamido tu esqueleto.
Estoy en la piscina
haciendo como que me muero.

No nado nada ya, ni veo
los destellos amarillos de la muerte
enmarcados bajo tu pelo.

En negro lecho deshecho
sueño que sueño que sueño
que me hago el muerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario