viernes, 24 de marzo de 2017

Cara-cadáver

Cada vez que te miro
tienes cara de cadáver.
Yo que por ti he pinchado
con un palo los ojos de
millones de cuerpos horrendos.
Yo que he mutilado saltamontes,
perros y cerdos.
Que con mi mirada he rasgado
los ritos del silencio.
Y no me miras
con tu cara de cadáver
cuando te peino.
Los gusanos asquerosos
momificando madres o
los niños odiando en el recreo.
Y tú sin mirarme,
con tu cara de muerto.
El amortiguado interrumpir
de un trueno en el pecho.
El marco que saca
poemas del suelo.
Y tú, puto tonto, con tu
cara-cadáver
mirando al techo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario